viernes, 8 de enero de 2010

El TAMAÑO DEL PENE (La gran preocupación masculina).


Todas las semanas recibo una gran cantidad de consultas sobre el tamaño del pene, estas llegan tanto por vía mail, como por medio de los distintos foros en que participo. Los consultantes, todos hombres por supuesto, tienen una gran preocupación con respecto al tamaño de su miembro viril, el cual, una gran mayoría percibe que no esta de acuerdo con sus expectativas y deseos, en cuanto al volumen con que la madre naturaleza los ha dotado, en tan importante órgano del aparato reproductor masculino. Esta extrema preocupación se da tanto en adolescentes, como adultos y se debe a la existencia de distintos mitos que involucran a nuestro inseparable compañero, el pene.

HE AQUI ALGUNOS DE ELLOS.

Cuanto más grande es el pene, más viril es el varón.

Este es uno de los mitos que aun es aceptado por muchos hombres, cuanto más grande es el tamaño del pene, más viril y potente será el varón durante el coito, nada más alejado o de la realidad, en verdad no existe la menor relación entre tamaño y potencia sexual o virilidad.

Un pene más largo satisface mejor en el coito vaginal.

Nada mas erróneo, este mito se encarga de ser desmentido por la misma fisiología femenina, sucede que las terminaciones nerviosas responsables del placer durante el coito, se encuentran en el tercio inicial de la cavidad vaginal, por lo tanto el largo del pene no tiene ninguna importancia llegado cuando llega el momento de estimular a la mujer en el acto sexual. Tal es así, que estudios estadísticos realizados con mujeres, acerca de la relación entre tamaño y placer, muestran que las propias mujeres descartan el tamaño del pene como aporte de importancia a la hora de tener relaciones sexuales.

El pene lo único para satisfacer a la pareja y su tamaño depende ser un buen o mal amante.


Cualquier hombre medianamente informado sobre sexualidad, sabe que las mujeres pueden lograr un orgasmo sin penetración, es decir, sin la presencia del pene.
Para muchas mujeres, la relación sexual es solo la culminación de un largo camino de afecto, caricias y ternura. Pobre de aquel hombre convencido que sólo tiene al pene para dar placer, ignorando que también puede recurrir a sus manos, sus besos, su lengua y a todo su cuerpo, además de las palabras. Este hombre estará muy limitado pensando que su potencial erótico, su valor como ser humano, su capacidad para dar afecto y placer está acotado únicamente a su pene.

Como podrán ver ninguno de estos mitos tiene sustento lógico. Es probable que su origen, muy antiguo, tenga como origen las antiguas culturas fálicas que desde un principio estuvieron presentes en la historia de la humanidad.

EL CULTO AL FALO O PENE.

El culto al falo nace en los primeros pueblos recolectores/agricultores como representación de la fertilidad, posterior al de la Gran Madre al que llega para complementar. De allí su inter relación con el poder y la fuerza masculina se inició y se ha manifestado en la cultura de los pueblos de casi todo el mundo. El pene representaría la virilidad, el poder, el éxito, la fecundidad. La percepción de un pene pequeño, aunque no fuera así o la pérdida de la capacidad eréctil significa para muchos hombres algo más que la simple apariencia.


“ El falo sólo se venera en estado de erección. En esta forma, como fructificador y dador de vida, se transforma en emblema de la divinidad. El falo erecto era un elemento recurrente en el arte paleolítico, y aparece con frecuencia yuxtapuesto a figuras de animales, aunque no se sabe si con esto se pretendía representarlo como fuente de toda la vida. Lo que sí es seguro es que en Egipto, en tiempos de Sesostris I (hacia 1900 a.C.), al dios de las cosechas, Min, se le representaba como una figura en permanente erección (itilifálica).
Las primeras "imágenes" del dios griego Hermes consistían en montones de piedras, llamados herms, rematados por una piedra más grande, que servían como mojones. Más adelante, el herm se fue transformando en un bloque cuadrado, con un falo y dos testículos tallados en la cara frontal. Hermes no sólo guiaba a los vivos; además, era psicopompos o guía de las almas.

En todas las religiones se ha conservado al menos alguna reminiscencia de los cultos fálicos. Los conquistadores y misioneros han tendido a sustituir a los antiguos dioses locales por figuras equiparables de sus propios panteones, pero muchas veces los dioses originales han sobrevivido en alguna forma a estas usurpaciones. El budismo ascético pretendió asimilar a los Dosojin en la imagen del bodhisattva Kisitigarbha, que tiene sus "partes íntimas enfundadas en una vaina"; pero en el templo budista de Nagoya (Japón), detrás de la estatua de Kisitigarbha hay una cortina que oculta dos falos tallados, descritos como Dosojin. Cuando los arios invadieron India, criticaron al pueblo conquistado por "tener como dios al falo", pero pocos siglos después, ellos mismos adoraban al linga (falo) de Siva. Hay elementos fálicos en las tradiciones populares referentes a árboles sagrados, sobre todo en Irlanda, Europa mediterránea y Japón.
En el cristianismo, el culto fálico sobrevivió como "el enemigo" en la figura de un Satanás muy parecido a Príapo o a Pan, y también en las figuras de santos priápicos, casi siempre inventados. Por ejemplo, San Guignole, primer abad de Landevenec (Francia), se convirtió en una figura fálica por confusión de su nombre con el verbo gignere, engendrar. Su capilla se mantuvo hasta 1740. Las estatuas de estos santos presentaban miembros exagerados, que a veces se ungían y veneraban por separado, e incluso se utilizaban para fecundar por arte de magia a mujeres que deseaban concebir.”

Resumido de CLIFFORD BISHOP; Sexo y espíritu.

HABLEMOS DE TAMAÑO Y NORMALIDAD.

Hace diez años comenzó a realizarse el estudio "Definitive Penis Size Survey", en su sexta edición, este se acaba de convertir en el más amplio informe estadístico mundial sobre el tamaño del pene. Fue realizado por un equipo multidisciplinario de universidades norteamericanas y europeas y alcanzó, gracias a Internet, cobertura planetaria. Con unos 33.000 datos individuales confirmados, desde cinco continentes, las conclusiones de esta primera década de evaluaciones alcanzaron alto impacto al aparecer en la web.
Los datos etnográficos que hoy se conocen sobre penes erectos derriban mitos ampliamente difundidos al mostrar ínfimas diferencias según las razas:

Orientales, 10 a 14 cm. de largo y 3 cm. de diámetro

Caucásicos, 14 a 15,2 cm de largo y 3,8 cm de diámetro

Negros, 16 a 20 cm de largo y 5 cm de diámetro


Por lo tanto estos datos (que se deben entender como promedios) hablan claramente de normalidad, confirmando las estadísticas que los médicos ya teníamos. Entre los latinos y caucásicos podemos decir que estamos dentro de lo usual, si el paciente se encuentra comprendido entre los 12 a 17 cm de largo para su pene en erección. El pene erecto se mide por encima del tronco, apoyando la regla contra la sínfisis del pubis, lo que permite una medición más precisa. El varón obeso debe empujar el vientre hacia adentro, hasta lograr que la regla apoye contra el hueso pubiano. De todo esto se desprende lo siguiente, todo pene que se encuentre entre estos parámetros antes enunciados, es un pene normal.

Estos datos estan destinados a el elevado número de hombres que ignoran cuales son las dimensiones consideradas como habituales. Claro que todo esto no evitara que aun así existan hombres que perciban su pene como pequeño, aunque su tamaño sea absolutamente normal. Influye en esta percepción errónea, las comparaciones que se realizan con actores porno, quienes exhiben penes de más de 25 cm en películas y revistas eróticas, se debería comprender, que estos tamaños estan muy alejados de lo corriente y que estos actores son elegidos debido a que salen de lo común. En otros casos la comparación se produce con algún amigo o compañero, el cual, poseedor de un macro pene (mas de 20 cm) alardea de él en vestuarios y conversaciones, ridiculizando a quienes tengan un miembro de menor tamaño. Lo que ese personaje no cuenta, es la cantidad de mujeres que no lograron disfrutar del sexo a pesar del tamaño y los cuidados que debe tener para no convertir la relación sexual, en una experiencia desagradable para su eventual pareja.


Sucede que nadie habla de las desventajas y limitaciones (lamentables) que se desprenden de tener un pene mas grande que lo corriente, si no se es lo suficientemente cuidadoso. Basta con recordar que la profundidad de la vagina femenina es de aproximadamente 12 cm y que si bien es elástica su capacidad no es infinita, por lo tanto un miembro extremadamente grande (un macro pene) suele ser por lo general como mínimo molesto en un principio y en ocasiones hasta peligroso (cuando su portador no es lo suficientemente cuidadoso) para la mayoría de las mujeres.

Nos dice el Doctor brasileño Celso Marzano, urólogo y terapeuta sexual que la mayoría de los hombres que no se encuentran satisfechos con el tamaño de su pene, pueden encuadrarse dentro de las condiciones que mostraremos a continuación.

• Pene de tamaño normal, adecuado para su función.

• Pene de tamaño normal, en un hombre alto con un pene proporcionalmente pequeño.

• Pene de tamaño normal, “escondido” parcialmente por el aumento de grasa, común en obesos.

• Pene de tamaño normal, en que una porción excesiva de prepucio fue retirada durante la circuncisión.

La idea errónea sobre el tamaño del pene, traerá aparejada en muchos casos perdida de la autoestima y disminución de la confianza en sí mismo. Se trata de una patología encuadrada dentro de las Dismorfofobias (esto consiste en una preocupación fuera de lo normal por algún defecto físico, ya sea real o imaginario), que en casos extremos puede derivar en importantes dificultades para el paciente e influir de forma disfuncional en su vida diaria.

SUPUESTAS SOLUCIONES MAGICAS.


Aprovechando esta circunstancia, hoy podemos encontrar en el mercado innumerables ofertas de tratamientos prometiendo la solución del problema, la mayoría de ellos carentes de toda efectividad y rigor científico. La generalidad de estas propuestas prometen la resolución del “problema” de manera casi inmediata o a lo sumo en tres o cuatro meses, en los últimos tiempos la proliferación de estos métodos es notable y van desde pastillas con componentes desconocidos y ejercicios especializados, hasta bombas de vacío de dudosa utilidad. Nada de todo esto está científicamente probado de manera seria y nadie pudo demostrar nunca su eficacia, suele ser métodos destinados a captar ingenuos, que lo único que hacen crecer es el bolsillo de sus vendedores. No siendo más que “placebos” caros e inútiles, que en algunos casos pueden poner en peligro la capacidad funcional del pene.

La cirugía es en el día de hoy, el único procedimiento de alargamiento peneano medianamente eficaz y cuya utilidad es comprobada, claro que como cualquier intervención quirúrgica no carece de riesgos y su periodo de recuperación va de 4 a 6 meses. No existe unanimidad entre los expertos en cuanto al incremento que se consigue con estas intervenciones, mientras algunos aseguran que se podrá llegar a una media de 4 centímetros, otros afirman que esta no pasaría de los 2 centímetros. Volviendo a los dichos del doctor brasileño Celso Marzano (al que ya citáramos), este advierte de que en existen casos en los que se han producido complicaciones por daños en estructuras adyacentes, provocando impotencia, desensibilización o procesos de cicatrización que provocan una mayor disminución del tamaño del pene, además de malos resultados estéticos. Por lo tanto la recomendación sobre este método, es reservarlo únicamente para aquellos casos en que nos encontramos con un “micropene”, es decir inferior a 7 cm de longitud. Si aun así, alguien decidiera someterse a una cirugía con fines meramente estéticos, mi recomendación es buscar el mejor asesoramiento posible.

Creo que la mayor parte de los casos de insatisfacción por el tamaño del pene, como hemos visto, son injustificados. Y pueden resolverse con un diagnostico certero y la orientación sexológica adecuada, lo cual ayudara a recomponer la autoestima del paciente, llevándolo aceptar su realidad y a sí mismo, dejando de lado fantasmas de displacer y la sensación (la mayoría de las veces injustificada) de rechazo de su pareja, para lograr este objetivo será necesario dejar de lado los sobrentendidos para reemplazarlos por una sana relación, donde su pareja lo ayude a descubrir que le agrada o desagrada de la relación y de qué manera se siente mas satisfecha, en ese momento descubrirá para su sorpresa, que el placer para ella no estaba relacionado con el tamaño, sino con una relación plena donde las caricias y las palabras amorosas tiene un peso determinante.

7 comentarios:

Blank dijo...

Gracias por la información Dr. está muy completa. Quisiera saber si existen disponibles los datos de la encuenta "Definitive Penis Size Survey". Y si es a encuesta incluye mediciones o sólo lo que la gente dice. Encontré unos datos sobre mediciones del tamaño del pene normal con la edad pero me gustaría algo más extenso.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Manuel Ocaso dijo...

Buenos días, Perdona que te escriba de forma pública pero no he encontrado otra forma de contactar contigo. Estuve leyendo tu blog y estoy muy interesado en contactar con vosotros. Me parece que la información es muy interesante y actual. Tenéis algún mail de contacto directo? Os dejo mi mail, moseofree@gmail.com espero poder conversar con vosotros. Un saludo,
*Por favor si respondes a mi solicitud, indícame la URL de tu web para recordarte!!!

Manuel.

Anónimo dijo...

Muy buena la informacion
Me gusto todo lo que dice.

Anónimo dijo...

El sexo es un privilegio desde el lado masculino, que solo puede ser ejecutado en su mayor presicion por hombres cuyos penes superan los 17cm y con una circunferencia de la misma medida osea penes con longitud grandes y gruesos, de esta forma hay mayor sensacion de coito en todo el componente vaginal y la obtencion de orgasmos por el lado femenino son mayores sin tener que recurrir a otros medios para ello, en el caso de hombres cuyos penes estan por debajo de las medidas grandes pueden tener sexo pero con mucho esfuerzo y solo lo podran hacer con una mujer que los acepte, esto es agobiante pero es la realidad del mundo real del sexo.

francisco lorenzo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
francisco lorenzo dijo...

cada cual que se conforme con lo que tenga